Historia


Presentamos la historia de STILL, para ahondar en las líneas de desarrollo de nuestra empresa. Estas líneas de desarrollo han guiado a STILL desde su fundación hasta convertirse en un grupo líder de empresas que suministran soluciones de intralogística en todo el mundo.

Aquí puedes descargar el libro "STILL – The History" en formato pdf:

STILL – La historia


Fuerte e independiente - más de 90 años de STILL

Desde hace 90 años, nuestros clientes se benefician de la fiabilidad de nuestros productos y servicios. Comenzamos nuestra andadura reparando motores, continuando después por el desarrollo de generadores móviles hasta convertirnos en uno de los proveedores de servicio completo líderes de intralogística.

En el sector de la intralogística, ofrecemos un concepto global para el intercambio de informaciones relevantes entre vehículos y sistemas relacionados. Nuestro enfoque integral aspira a una interacción eficiente de todos los elementos de la intralogística, incluyendo la mano de obra.

La calidad y la rapidez del servicio STILL garantizan la máxima disponibilidad. Nuestros productos son fáciles de usar con lo que ahorra tiempo en su funcionamiento. Analizando el flujo de material y la información de nuestros clientes, somos capaces de ofrecer soluciones perfectamente ajustadas a las necesidades individuales de todos los clientes.

Las ideas innovadoras e inteligentes nos ayudan a cumplir nuestra responsabilidad con el medio ambiente. El procedimiento de ahorro de energía Blue-Q, por ejemplo, permite ahorrar entre el 10 y el 20 por ciento de la energía que consumen nuestros aparatos sin afectar a su eficiencia.

Contamos con un personal altamente capacitado que está encantado de ayudarte en todo momento. Las relaciones personales son la base de una relación comercial a largo plazo.


2000: Renovación - STILL se posiciona como marca Premium.

Aunque el constante crecimiento de las últimas décadas y la expansión a nuevos mercados significaron un éxito para STILL, conllevaron también nuevos retos y exigencias. Como empresa globalizada STILL se vio enfrentada cada vez más a los retos del mercado globalizado. Por ello, STILL decidió eliminar los puntos débiles detectados y fomentar los puntos fuertes.

Al entrar en el nuevo milenio, STILL elaboró un programa de inversiones millonario con el fin de optimizar las estructuras de fabricación de la sede central de Hamburgo y de mejorar el sector de servicios, ya muy fuerte. Paralelamente, STILL incrementó sus capacidades de producción y de comercialización internacionales mediante un programa de adquisición de empresas. Estas actividades fueron acompañadas de programas internos de control de calidad así como por un intenso desarrollo de productos y servicios muy innovadores. Se crearon nuevos vehículos, vehículos que pusieron nuevas pautas en cuanto a rentabilidad, calidad y capacidad. Además, STILL estableció un programa de servicios que abría a los clientes un sinfín de posibilidades de configuración individual nunca antes conseguido: el PartnerPlan.

En el marco de la renovación interna se fortaleció también el perfil corporativo de cara al exterior. Cada vez más, se reconoció a STILL internacionalmente como marca 'Premium' que no se caracteriza solamente por un amplio programa de vehículos sino también por unos servicios y soluciones de flujo de material extraordinariamente innovadores. Con el cambio de una industria puramente productora al ofertante de soluciones completas de intralogística, STILL conquistó finalmente el puesto de líder en mandos inteligentes de procesos de intralogística en Europa.

Pero, a pesar de toda su capacidad de cambio, STILL sigue siendo fiel a sí mismo. Por lo tanto, los clientes, proveedores, colaboradores y accionistas pueden confiar en que los valores e intenciones principales formuladas en las directrices de la empresa siguen en valor también después en la 9ª década de la fundación de la compañía. Hoy, como mañana, STILL apuesta por el lema "Queremos ser beneficiosos para todos los que están con nosotros".


1990: Presente - expansión hacia el Este

El comienzo de los años noventa fue dedicado sobre todo a la reconstrucción del Este. La desintegración del hasta entonces sólido bloque de países del Este, la reunificación alemana y la creación de nuevas democracias con espíritu reformista abrieron nuevos mercados.

Desde el principio, STILL buscó relaciones estables a largo plazo con nuestros clientes y socios del Este. Esta actitud básica fue una de las condiciones fundamentales para el ascenso a líder de mercado en los antiguos estados de Alemania del Este.

En 1990, la conquista de los mercados del Este comenzó con la apertura de una oficina de distribución en Leipzig. Poco después se abrieron las filiales en Hungría (1992), República Checa (1993) y Polonia (1995). Entretanto se han establecido relaciones hasta con Rusia y el mercado del Este se ha convertido en uno de nuestros pilares fijos. El camino hacia el futuro está preparado para STILL.

Con una gama de productos que se orientan por la demanda, comprendiendo desde las carretillas industriales pesadas hasta el sector de técnica de almacenamiento, con un total de 12 filiales y una red de servicio que se extiende por todo el mundo, STILL es hoy día sinónimo de fiabilidad y calidad.

La compañía STILL y sus colaboradores continuarán por el camino emprendido y seguirán también en el futuro el lema del fundador Hans Still:

"Nuestro cometido es la solución de problemas individuales de transporte; en cuanto al desarrollo de nuevas técnicas de transporte, nuestro objetivo es responder desde hoy a las exigencias del mañana".


1980: Los primeros mil millones - Al amparo del auge

A partir de los comienzos de los años setenta las ventas experimentaron un extraordinario incremento. En 1971 la facturación se cifró en tan sólo 200 millones de marcos alemanes. A mediados de los años ochenta ya se había triplicado casi y en 1989 rompió la barrera de los mil millones.

El éxito de ventas que se refleja en las cifras de facturación fue acompañado por medidas de racionalización, aumento de la productividad y un considerable volumen de inversiones.

Una de las medidas emprendidas fue la creación de un nuevo taller de formación y la construcción de un nuevo edificio para el departamento de desarrollo y construcción.


1970: Progreso - Quien ofrezca innovaciones, debe aprovecharlas

Cuando en 1970 se introdujeron los primeros ordenadores IBM, nadie podía predecir la enorme importancia que la tecnología informática tendría para la industria y la sociedad. Pero la nueva tecnología ofrecía nuevas posibilidades. Y STILL, como empresa ofertante de cosas novedosas, estuvo abierta a las nuevas posibilidades.

STILL aprovechó el avance técnico donde le parecía razonable. Por ejemplo, se emplearon, paralelamente a los ordenadores, los primeros autómatas en la fabricación. Pero STILL también probó nuevos conceptos en la regulación de los tiempos de trabajo: con la introducción de la jornada laboral flexible en 1972, STILL ofreció a sus colaboradores una mayor libertad de decisión y más responsabilidad.

Ahora bien, STILL no sólo aprovechó el progreso sino que también lo impulsó activamente. Con productos innovadores se impusieron nuevas pautas en el sector de las carretillas industriales. Este proceso ya comenzó poco después de la decisión de construir vehículos, con la patente en 1948 de la suspensión individual de ruedas y ciertamente no terminó con la primera carretilla industrial propulsada por motor híbrido del mundo en el año 1983, sino que la potencia de innovación de STILL continúa hoy en día.

En los años setenta, STILL presentó otro ejemplo de su capacidad innovadora: el "mástil de visión libre". Estudios científicos mostraron que esta innovación mejoró de manera decisiva la seguridad y la manejabilidad de las carretillas elevadoras contrapesadas.

Los constructores y diseñadores de STILL también trabajaron intensamente en soluciones para la protección del medio ambiente. Desde 1974 se ha reducido la emisión de los gases de escape de los vehículos propulsados por motor de combustión hasta tal punto que se cumplieron las estrictas exigencias de los llamados "California Tests" de tres fases.

Para STILL, el progreso nunca fue un fin en sí, sino que siempre prevalecían las ventajas para el cliente. Este principio básico fue premiado y condujo a más crecimiento. En 1979 el número de empleados había subido a 2500.


1960: Cambios - como el ave fénix que resurge de las cenizas

El incendio de la nave de montaje (1961) destruyó en pocas horas el trabajo de dos meses. Afortunadamente no hubo que lamentar pérdidas humanas.

En lugar de desmotivar al personal, el mar de llamas pareció encender el espíritu de colaboración de los empleados de STILL. En un tiempo brevísimo se pudo reiniciar la producción en locales alquilados, y tan sólo unos pocos años después, se construyó una nueva nave de montaje moderna allí donde el fuego solo había dejado cenizas. Como un símbolo, el fuego fue el comienzo de una fase de renovación y cambios para STILL.

Ya en 1960 se había decidido modernizar y ampliar la planta. Se habían previsto nuevas naves para la fabricación de vehículos y de los sistemas de mando. Se pensó en levantar un nuevo edificio de oficinas y una central de calefacción y de suministro energético. Para 1964 estos proyectos ya se habían completado, lo que permitió a STILL entrar en la segunda mitad de la década de los sesenta mucho más reforzada y con más capacidad de lo que se habría podido prever en el momento del gran incendio a principios de la década. Los cambios constructivos contribuyeron a dar un aspecto moderno a la empresa.

Correspondientemente cambió también el logo de la Compañía con el cual STILL se presentó al público. Hasta 1968 el logotipo se caracterizó por una "S" que simbolizaba un rayo eléctrico. Esta idea se remontaba al fundador de la compañía y representaba la faceta central de la producción original que eran las "máquinas eléctricas". Sin embargo, a partir de 1969, este ramo de fabricación fue desplazado completamente por la producción de vehículos. La primera adaptación del logo de la compañía al cambio del programa de fabricación resultó de la fusión con la empresa de maquinaria Esslingen.

Se creó un nuevo emblema, "SE Fahrzeugwerke GmbH" que duró ocho años y que no tuvo ningún símbolo que aludiera a la eléctrica. El logotipo definitivo, con el cual se conoce a STILL hasta el día de hoy, fue creado en 1976: STILL GmbH.


1950: Mercados del mundo - la calidad no conoce fronteras

Alemania trabajó con ímpetu en el milagro económico y ya a principios de los años cincuenta pudo presentar productos de alta calidad ante un mundo que no salía de su asombro. El concepto "Made in Germany" recuperó su buena y más que merecida reputación. STILL se encontraba entre las empresas cuyos productos llamaron la atención en el extranjero. Fueron sobre todo los vehículos de nuevo desarrollo los que lograron dar el primer paso en los mercados de exportación. Inglaterra, país de ocupación fue el primero en confiar a STILL un pedido importante. En 1950 encargó 60 camiones eléctricos EWL 1500.

El negocio con el extranjero formaba parte de la tradición de STILL. Ya en 1924, solamente cuatro años después de su fundación, STILL estuvo presente en la Feria de Exportación de Leipzig con sus estaciones de luz y sus motores eléctricos. En aquel entonces, las redes de corriente eléctrica dejaban todavía muchas zonas sin cubrir, por lo que las plantaciones remotas en países tropicales necesitaban plantas generadoras de corriente. STILL las suministró a todos los rincones de mundo.

El esfuerzo de abrir mercado en todo el mundo ha seguido siendo un objetivo importante de la compañía hasta el día de hoy. En 1951 STILL se presentó en el país vecino Dinamarca en la Feria de Copenhague, consiguiendo que se le considerara una empresa abierta al mundo. Ese mismo año, la prensa de Hamburgo le dedicó un gran reportaje con fotografías con el título "STILL en todo el mundo".

Los pedidos de la compañía de ferrocarriles alemana, la Deutsche Bundesbahn, resultaron ser muy beneficiosos para la exportación. Fue la primera en usar carretillas elevadoras contrapesadas y carretillas eléctricas de STILL (1949), impulsando de esta manera a otras compañías de ferrocarriles a equiparse también con los nuevos aparatos de STILL. En 1954, los ferrocarriles italianos iniciaron esta tendencia de usar STILL seguidos por los ferrocarriles de los Estados Benelux y, en 1959 se recibió, entre otros, hasta un pedido de los ferrocarriles japoneses. Los grandes pedidos de exportación significaron dos cosas para STILL: por una parte, un saneamiento y un nuevo auge después de los difíciles años cuarenta y, por otra, con la nueva rama de fabricación de carretillas, se había emprendido el camino hacia el futuro. Ya en 1954 esta rama había superado al tradicional negocio de las máquinas eléctricas.


1940: Tiempos turbulentos, tiempos de movimiento para STILL.

La primera mitad de la década de los cuarenta estuvo marcada por la Segunda Guerra Mundial, y nadie en Alemania quedó a salvo de sus efectos.

La compañía STILL siguió fabricando instalaciones generadoras de corriente, incrementado constantemente sus capacidades. Al comienzo del año 1945, la plantilla de STILL había crecido a casi 1500 y la producción casi se había triplicado. Sin embargo, después de la derrota, se reiniciaron las actividades con una plantilla que había quedado reducida a apenas 500 empleados.

Casi la mitad de las plantas de producción estaba en ruinas y al principio STILL tuvo que salvar la piel con la reparación de motores eléctricos y transformadores. Pero en junio del 45 ya comenzó la producción de productos nuevos. Se creó un grupo de construcción de "vehículos" de dos hombres que el año siguiente ya pudo presentar el "carro eléctrico EK 2000". Este vehículo de transporte eléctrico de 2 toneladas de capacidad fue el inicio de un profundo cambio de los sectores centrales de la producción de STILL. A partir de entonces se atribuía cada vez más importancia a la movilidad, a la construcción de "carretillas industriales". (En 1969, se prescindió totalmente de la fabricación de máquinas eléctricas).

En el "EK 2000" ya se veían ideas absolutamente novedosas. La nueva suspensión de ruedas individual y la dirección de timón fueron patentadas en 1948 y en 1952 respectivamente. En 1947, el EK 2000 encontró un cliente importante, la compañía de ferrocarriles alemana, la Deutsche Bundesbahn.

Otras innovaciones dieron más impulsos al nuevo auge: se desarrolló un tractor de tres ruedas, el llamado "Muli-Mobil" (1948) y solamente un año después ya celebraron la fabricación del Muli-Mobil número 100. El mismo año (1949) se produjo la siguiente innovación: la primera carretilla elevadora contrapesada STILL, la EGS 1000.

Pero STILL no sólo movilizó sus productos, sino también su servicio. A finales de los años cuarenta, STILL comenzó a utilizar sus propios vehículos de servicio al cliente. El primero, una camioneta VW, fue adquirido en 1947. Desde entonces, la flota de vehículos de servicio post-venta ha crecido a 750 en Alemania; en todo el mundo hay más de 1000 vehículos en servicio.


1930: hombres y máquinas

Las personas son las que hacen fuerte a una empresa.

Los años treinta también vivieron un fuerte auge económico. Las plantas generadoras de corriente eléctrica de la compañía STILL habían adquirido una excelente reputación. La primera estación de luz Matador tan sólo disponía de una potencia de 0,5kW; desde entonces, se había desarrollado una serie con hasta 1,5 kW. En 1933 se desarrollaron plantas de corriente eléctrica de hasta 10 kW, pero esto tampoco fue suficiente. Un año después comenzó el desarrollo de las primeras plantas móviles que, a partir de 1935, pasaron a formar parte fija del programa de ventas.

STILL desarrollaba máquinas de gran calidad, acordes con las demandas de los clientes. Pero esta no fue la única razón del constante crecimiento. Igualmente importantes fueron (y siguen siendo) los trabajadores, su empeño y sus ideas.

Hans STILL, fundador de la empresa, era consciente de ello. Para él, sus empleados eran más que simples factores de producción. Eran co-generadores activos del éxito de la compañía.

De acuerdo con esta convicción, el cuidado del espíritu de equipo y el fomento de este concepto se convirtieron en tradición en STILL. Ya en 1934 se llevaron a cabo las primeras excursiones colectivas y la celebración conjunta de la Navidad. En los años siguientes se produjeron otras novedades: en 1935 se premiaron por primera vez propuestas de mejora por parte de la plantilla. Además, se organizó el servicio sanitario de las plantas y se contrató un médico de empresa. Tres años después se formaron los primeros grupos deportivos de la empresa que hasta el día de hoy son una parte muy querida de las actividades corporativas.

Los años siguientes mostraron también que los empleados contentos y cualificados son para STILL la base del éxito comercial. El propio Hans STILL fundó en 1940 la "Nothilfe Hans Still e.V." (organización de ayuda) que cada año donaba grandes cantidades de dinero entre los empleados y cuya continuación tradicional es la pensión de empresa que se paga en la actualidad. En 1941 se abrió una biblioteca y a partir de 1943 se crearon viviendas de la empresa. La instrucción de jóvenes aprendices también formó parte de las medidas de fomento de la plantilla. Con sus talleres escuela propios, STILL estableció en su momento la base para el alto nivel de cualificación de sus colaboradores y la ha mantenido hasta el día de hoy.


1920: Los años del fundador

El 1 de febrero de 1920, un joven se independizó y fundó en la Spaldingstrasse de Hamburgo un pequeño taller de reparación de motores eléctricos. En ese momento Hans Still tenía tan solo 22 años y estaba lleno de energía. Todo tenía que ir rápido, especialmente para sus clientes.

El ofrecía "ayuda rápida", fiabilidad y alta calidad. El éxito no se hizo esperar. El éxito se desarrolló con velocidad de vértigo. Aparte de la reparación de motores eléctricos se desarrollaron ya en 1920 productos propios. La estación de luz "Matador" fue la primera y fue seguida pronto por pequeños generadores de corriente eléctrica móviles (1924).

Asimismo se completó el programa comercial de máquinas generadoras de corriente. El creciente número de empleados demuestra la rapidez con que la compañía crecía. Al principio, Hans Still sólo tuvo dos empleados, un técnico en arrollamiento de inducidos y un montador. Pero pronto estos tres pioneros necesitaron refuerzos. Cada año se contrataron más trabajadores. En 1924 la plantilla ya había crecido a 20; en 1937 el número ya había subido a más de 500 y dos años más tarde a más de 1000. En la actualidad, STILL emplea mundialmente a más de 6.000 personas.

Al poco tiempo, las instalaciones de la empresa quedaron pequeñas y en 1927 la compañía STILL se mudó a la cercana Wendenstrasse. Pero tampoco duró mucho tiempo en esta dirección. La compañía seguía creciendo y pronto las capacidades estaban otra vez agotadas. Hans STILL tuvo que buscar otra ubicación que ofreciera espacio para futuras expansiones. La encontró en 1932: el terreno entre Liebigstrasse y la paralela Berzeliusstrasse en el barrio Billbrook de Hamburgo, donde la compañía matriz STILL conserva su sede a día de hoy.

Hasta su trágica muerte (falleció junto a su esposa en un accidente de coche) en 1952, Hans Still dirigió el destino de la compañía a la que ha dejado en herencia sus principios que en una ocasión describió así:

"Un buen rendimiento, rentabilidad de los productos, esmerada fabricación y un servicio que cubra todos los aspectos son la base sólida de la calidad STILL".

STILL continúa en esta línea.